Ácido hialuronico - Dr.Ortiz Rojas

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Ácido hialuronico

 
 
El ácido hialurónico (AH) es un polisacárido del tipo de glucosaminoglucanos compuesto por repetitivos disacáridos poliméricos de ácido D-glucurónico y N-acetil-D-glucosamina unidos por enlaces β (1→3). En biología, se distribuye ampliamente en células tanto procariotas como eucariotas. En el ser humano, es abundante en la piel, y está presente en el humor vítreo, el cordón umbilical, el líquido sinovial, el tejido esquelético, las válvulas cardíacas, el pulmón, la aorta, la próstata, la túnica albugínea, los cuerpos cavernosos y esponjoso del pene. Es producido principalmente por células mesenquimales además de otros tipos. En un hombre medio de 70 kilogramos de peso puede haber una cantidad total de 15 gramos de ácido hialurónico en su cuerpo, y un tercio de éste se degrada y sintetiza cada día.
 
Algunas bacterias patógenas desarrollan hialuronidasa convirtiéndose en un factor de virulencia ya que esta enzima hidroliza el ácido hialurónico de la matriz extracelular.
 
Su uso en cosmética, el sector de mayor demanda, se conoce desde 1996, aunque cubre múltiples necesidades. El ácido hialurónico posee la capacidad de retener el agua en un porcentaje equivalente a miles de veces su peso. Es por ello que se emplea para hidratación de la epidermis ya que reconstituye las fibras que sostienen los tejidos de la piel. Dando una mejor forma a la piel.
 
El ácido hialurónico se utiliza ahora comúnmente como un ingrediente en productos cosméticos debido a sus propiedades hidratantes, especialmente en el tratamiento de arrugas faciales.
 
También se ha potenciado su uso en tratamientos estéticos no invasivos, en especial en tratamientos de relleno y aumento de volumen mediante infiltraciones.
 
Cuando envejecemos, vamos perdiendo la capacidad de producción de ácido hialurónico y se produce una disminución de su peso molecular, de tal modo que no retiene el agua tan eficientemente como en la juventud, se reduce el volumen de la piel  y aparecen las arrugas.
 
En su uso en medicina estética es un implante reabsorbible, y actualmente su obtención es sintética, no de origen animal, a través de bacterias de fermentación con lo que reduce el riesgo antigénico y la capacidad de producir reacciones de hipersensibilidad.
 
Dada la homogénea composición a través de las especies y los tejidos, no precisa pruebas de alergia para su administración.
 
Se implanta con una aguja de calibre variable según la densidad del producto y cada vez más por su seguridad con cánulas, sobre todo para los que aportan mayor volumen. Dependiendo de las preferencias y de cuál sea el área donde se desea el tratamiento, se puede utilizar la técnica lineal, de punciones seriadas, o una combinación de ambas.
 
En el tratamiento de los labios se pueden obtener tres variaciones: realce del contorno, proyección y plenitud a los labios.
 
La profundidad a la que se coloca el implante variará según la modificación que haya sufrido la molécula, que la conferirá tamaño y viscosidad al producto. En general habrá que tener en cuenta los consejos del fabricante.
 
Se pueden encontrar desde productos con muy baja densidad para rejuvenecimiento cutáneo e hidratación, a medida para corregir arrugas, o alta para crear volúmenes.
 
 















Volver
 
(+34) 696 599 786
Teléfono: (+34) 696 599 786
Regreso al contenido | Regreso al menu principal